​EL OBSERVATORIO TECNOLÓGICO DE LA TARJETA UNIVERSITARIA INTELIGENTE DE LA UNIVERSIDAD DE CANTABRIA


La Universidad de Cantabria (UC), en el año 1995 de la mano del Banco Santander, fue pionera en la implantación de la tarjeta inteligente en el ámbito universitario. La Tarjeta Universitaria Inteligente (TUI) fue la respuesta a la necesidad de identificar a los miembros de la comunidad universitaria y además apoyar el despliegue de nuevos servicios de valor añadido. La exitosa experiencia pronto se extendió al resto de universidades dentro del programa Santander Universidades.

Ante la demanda de nuevas funcionalidades, en el año 2000 con el fin de impulsar la TUI y su uso, fruto de la colaboración entre la UC, Banco Santander y empresas líderes en el sector de las tarjetas inteligentes como Gemplus (actualmente Gemalto) o Europay y de las comunicaciones como Airtel (actualmente Vodafone) se crea el Observatorio Tecnológico de la Tarjeta Inteligente de la Universidad de Cantabria (OTTIUC).

El objetivo del OTTIUC es explorar las posibilidades que ofrecen las tarjetas inteligentes, especialmente las consideradas multiaplicación, y desarrollar nuevas soluciones que den respuesta a las crecientes necesidades de la comunidad universitaria tanto dentro como fuera del campus. 

Uno de sus primeros trabajos consistió en la implementación y despliegue de una nueva TUI Java Card, que posicionó al Santander y a la Universidad de Cantabria como líderes del sector, tanto desde el punto de vista tecnológico como de servicios. El potencial de la tarjeta se reflejó rápidamente en el desarrollo por parte del OTTIUC de un Campus Virtual Móvil, sistemas de control de accesos a equipos informáticos y gestión de impresiones (en colaboración con el Servicio de Informática de la UC), sistemas centralizados de gestión de pagos, soluciones de firma electrónica, etc. Todos estos servicios fueron desplegados en la propia UC, sirviendo de ejemplo de innovación para otras universidades.

Su trabajo se centra en estos momentos en definir el futuro entorno tecnológico. Dos de los términos que mejor lo representarían serían móvil e inteligente. La TUI y su ecosistema deben por tanto adaptarse a la coexistencia con la movilidad y adecuarse a las necesidades del usuario​.