“Trabajar de forma tan directa por mi pueblo es un regalo”https://web.unican.es/noticias/Paginas/2023/08/cursos-de-verano-laredo-directora.aspx“Trabajar de forma tan directa por mi pueblo es un regalo”2023-08-12T22:00:00ZSoraya Hidalgo, directora de los Cursos de Verano de la UC en Laredo, recuerda que estas actividades “son para todos” y que su objetivo es aprender, divertirse y hacer contactos7518<p>​Continúa la temporada estival y, con ella, los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) cuyo epicentro, una vez más, es el municipio de Laredo. La sede veraniega más longeva de la universidad pública, la primera en dar un paso al frete hace 39 años y apostar por sacar las aulas a la calle en julio y agosto, acoge este año un total de 16 cursos monográficos, 7 conferencias, dos talleres prácticos y dos encuentros con escritoras, además de los actos oficiales de inauguración y clausura.<br></p><p>De la salud, el estado y el futuro próximo de los Cursos de Verano de la UC en Laredo hablamos con la directora de la sede pejina, la doctora en Economía <strong>Soraya Hidalgo</strong>. Una laredana que se siente afortunada de estar al frente de esta iniciativa en su localidad: “Soy de Laredo y poder trabajar de forma tan directa por mi pueblo, sentir que estoy aportando a sus actividades culturales, a que genere valor en sí mismo, para mi es una cosa maravillosa, un regalo".<br></p><p>Y es que estas propuestas de la UC no son solo para “gente de la universidad". Muy al contrario. “Los Cursos de Verano son para todos, para todo el que quiera aprender y participar en una actividad distinta en verano. Está claro que hay cursos que son más específicos, pero hay otros, como el de amor y deseo en el mundo clásico, el de literatura fantástica, el de alimentación en la infancia o el de trastornos de la conducta alimentaria, que pueden ser muy útiles a cualquier persona que no esté trabajando justo en ese sector", destaca Soraya Hidalgo que, en 2023, ha debutado como responsable de la programación pejina tras su paso por Bareyo y Castro Urdiales en 2022.<br></p><p>Por eso, ella anima a cualquier persona que tenga interés en la historia, el arte, la cultura clásica, etc. a que consulten el programa de monográficos y actividades en próximas ediciones y se animen a participar. “Que se apunten, que vayan, que aprendan, que se relacionen con otras personas. Parte del objetivo es aprender, pero estamos en verano, y el verano se asocia a diversión, a conocer gente… Los Cursos de Verano intentan fomentar las dos cosas a la vez, que aprendas pero que te diviertas, que conozcas gente, que abras redes".<br></p><h2>A POR EL PÚBLICO JÓVEN</h2><p>Este año y en la línea de hacer actividades 'para todos' se han orientado las propuestas de las tardes de los lunes de julio. “El objetivo era acercarnos a un público más joven. Lo hemos conseguido en el primer taller, en el de anime, donde teníamos desde niños de 9 y 10 años y adolescente a gente joven de 18 - 20, padres con sus hijos, gente mayor… Ahí sí que llegamos a todos los públicos y se creó un ambiente muy bonito", recuerda Soraya Hidalgo.</p><p>“Estaba todo el mundo concentrado, siguiendo a <strong>Marina </strong><strong>[</strong><strong>Vilaboa 'Maccuina'</strong><strong>]</strong> cómo daba las explicaciones, dibujando, pintando… Había un talento increíble. Fue una atmósfera mágica", comenta la directora que, con todo, reconoce que acercarse a un púbico más joven no está siendo fácil.</p><h2>CARAS CONOCIDAS</h2><p>Hasta ahora, el público de las actividades culturales de los Cursos de Verano de la UC en la villa ha tendido a ser adulto. “Tenemos un público que es asiduo, que siempre repite, que viene a todas las conferencias durante años. Es parte de su tradición. Llega el verano y los miércoles lo tienen reservado para las conferencias de la Casa de Cultura", señala Soraya Hidalgo.</p><p>Pero, desde su experiencia directa, la doctora observa que también hay otro público que asiste en función de si la conferencia le interesa o no: “El intervalo de edad más bajo que tenemos, de 30 a 40 años, es un perfil que viene a las conferencias de temáticas que le suelen gustar mucho. Ese público suele variar, un porcentaje en esa franja de edad no son caras que reconoces de miércoles a miércoles".</p><p>En su opinión, “las caras [de ponentes] conocidas atraen mucho a la gente", aunque la elección del tema es también vital a la hora de animar la participación: “Partiendo de la base de que este año todas [las actividades culturales] han ido bastante bien, en conferencias suelen funcionar muy bien las que viene gente conocida, como <strong>Rocío Ramos Pol 'Supernanny' </strong>o <strong>Helena Resano</strong>. Con Rocío tuvimos casi lleno, había más de 240 personas en la Casa de Cultura". </p><h2>ESTUDIANTES HETEROGÉNEOS</h2><p>Los estudiantes que asisten a los Cursos de Verano de la UC tienen un origen diverso y heterogéneo. “El Ayuntamiento hace un esfuerzo bastante importante ayudando a los Cursos de Verano y la idea es que, principalmente, llegue a los de Laredo y a sus visitantes. Tenemos un público que es de Laredo" porque “el Ayuntamiento financia cinco matrículas gratuitas por curso [para sus vecinos] que suelen llenarse. Ósea que, en cada curso, hay por lo menos cinco de Laredo", subraya Soraya Hidalgo.</p><p style="text-align:justify;">“Y luego depende. Hay profesores que mueven gente de diferentes comunidades y de diferentes regiones. Pero un alto porcentaje es gente de Laredo o de Cantabria", matiza la experta en Economía. “También hay gente que viene a hacer el curso de fuera, que su objetivo primordial es venir a hacer el curso de verano y que ya aprovecha y visita, conoce el sitio y demás. Y hay una pequeña proporción de gente que está veraneando y dice 'qué interesante, me voy a ir las vacaciones allí y tres o cuatro mañanas aprovecho y hago el curso', pero es una proporción más pequeña".</p><h2>CURSOS Y ACTIVIDADES 'ESTRELLA'</h2><p>Según la directora de la sede, los cursos más exitosos de Laredo -entendiendo exitosos en términos de número de ediciones y asistentes- son aquellos que tienen un perfil de corte sociosanitario, “específicos para un determinado sector o grupo profesional", como 'Actualización en atención primaria', 'Actualización en la práctica clínica a personas con enfermedades cardiovasculares' o 'Claves para interpretar un electrocardiograma'. Tres monográficos que “siempre se llenan o casi".<br></p><p><img src="/noticias/PublishingImages/Paginas/2023/08/20230811_Soraya%204.jpg" alt="" style="margin:5px;width:1232px;" />​​Pero si hablamos de 'cursos estrella', los que mejor funcionan entre el público general hasta el punto de generar lista de espera, hablamos de 'Neuropsicología de las emociones' y 'Cualidades de mindfulness y relación con la no-dualidad'. Dos propuestas monográficas que, este año, han estado dirigidas por la coordinadora del Grupo de Investigación de Enfermería del Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla (IDIVAL) <strong>Carmen Sarabia</strong> y el psiquiatra <strong>Luis Palacios</strong>, y la trabajadora social <strong>María Teresa Rodrigo</strong>, respectivamente.</p><p>Preguntada por la posibilidad de ampliar plazas en los monográficos más demandados, Soraya Hidalgo señala que el número de estudiantes depende del espacio físico disponible y de la forma en la que se quiere impartir el conocimiento en ellos y que, en muchos casos, tiende a ser más práctica que teórica.<br></p><p><img src="/noticias/PublishingImages/Paginas/2023/08/20230811_Soraya%203.jpg" alt="" style="margin:5px;width:1232px;" /><br></p><p>“Aquellos cursos que se hacen en el salón de actos [de la Escuela Oficial de Idiomas] tienen un límite de 40 personas. Aquellos que se hacen en las aulas, de entre 28 y 20 personas. En estos cursos les gusta hacer muchas prácticas, subirlos de tamaño se les va", de hecho, “hay profesores que nos piden que el máximo sean 20", señala la doctora, porque diseñan actividades muy prácticas e interactivas que quieren que sus alumnos disfruten al máximo.  </p><h2>PENSANDO EN 2024</h2><p>Mientras vela por la buena marcha de la temporada 2023, la directora de la sede de los Cursos de Verano de la UC en Laredo ya sueña con la siguiente. “Ya estamos pensando cuáles van a ser las actividades del año que viene, qué nos apetecería traer o qué estaría bien que viniera", cuenta Soraya Hidalgo que sueña con traer músicos, escritores de éxito y algún político que sea “buen orador".</p><p>Y es que, poner en marcha una iniciativa como los Cursos de Verano de la UC que, además de Laredo tiene otras 18 sedes repartidas por toda Cantabria, es un trabajo que va mucho más allá del verano. “Un trabajo en equipo", como reconoce la pejina, que involucra a decenas de personas que, año tras año, se esfuerzan por elaborar un programa atractivo de actividades entre cursos, conferencias, conciertos, talleres y encuentros, que sea del agrado de todos los ciudadanos.</p><p>Porque este es el objetivo último del programa estival de la universidad pública, acercarse a cuantos más puntos de Cantabria mejor para facilitar el acceso al conocimiento a todos los ciudadanos y ciudadanas de la región, con independencia de su nivel económico y cultural. Por eso todo el mundo es bienvenido en cursos de verano y, para participar, el único requisito es tener curiosidad, querer aprender y estar dispuesto a escuchar, conversar y disfrutar con los demás.  <br></p><p><span class="ms-rteStyle-Accent1" style="text-align:justify;">PIE DE FOTO. <strong>Soraya Hidalgo</strong>, doctora en Economía y directora de la sede universitaria estival de la UC en </span><span class="ms-rteStyle-Accent1" style="text-align:justify;">Laredo. </span><br></p>