Noticias Universidad de Cantabria

Skip Navigation LinksNoticias de la Universidad de Cantabria > Pedro García Aguado: “Hubiera pedido de mis padres una mayor afectuosidad conmigo cuando era joven”

12 JULIO 2022
Cursos de Verano

Pedro García Aguado: “Hubiera pedido de mis padres una mayor afectuosidad conmigo cuando era joven”

El ex presentador de televisión imparte ese miércoles una conferencia en Laredo titulada ‘El reto de educar hoy’

Lleva una decena de libros publicados sobre educación y adicciones. Con un amplio bagaje laboral y diferentes experiencias personales, Pedro García Aguado, ex presentador del programa 'Hermano Mayor', ofrecerá este miércoles, 12 de julio, a las 20.00 horas en el Centro Cultural Doctor Velasco de Laredo, la ponencia titulada 'El reto de educar hoy', dentro de la programación de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria. Aguado, experto en violencia filioparental y en la prevención y el tratamiento de la adicción expondrá al público diferentes modelos educativos, reflexionando sobre cuál es el que mejor resultado da para evitar el comportamiento tiránico por parte de los hijos. García Aguado es director del Centro Terapéutico Tempus y está cursando el Grado de Psicología, sin olvidar, entre otros méritos, que obtuvo medalla de Oro de la Real Orden al Mérito deportivo y que fue campeón Olímpico y del Mundo de Waterpolo.

-¿Sobre qué va a hablar en la conferencia de este miércoles?

-Sobre la importancia de aprender para afrontar la educación en la era actual (…) la experiencia que he adquirido todo este tiempo, tanto a nivel personal como en los trabajos de asesoramiento, me ha permitido darme cuenta de que las nuevas tecnologías y la forma de vida que tenemos, hace que papás y mamás tengan que ser conscientes de la importancia de formarse como padres para educar mejor a sus hijos.

-¿Qué cree que es lo más importante para una buena educación?

-Para mí lo más importante es que cada persona sepa desde dónde educa. Todos llevamos una mochila. A nuestros padres se la pusieron nuestros abuelos, a nosotros nuestros padres… esa forma de educar que tuvieron ellos se ha desarrollado en nosotros. Por ello, es muy importante quitarse esa mochila, para no trasladar a nuestros hijos todos esos traumas o brechas emocionales que arrastramos desde atrás.

-Con todo lo que ha vivido a lo largo de su vida, ¿cambiaría algo de la educación que recibió cuando era joven?

-No les culpo de nada, pero hubiera pedido a mis padres una mayor inteligencia emocional. Que hubieran sido más afectuosos y que me hubiesen guiado de otra manera en algunas cosas. A mí el deporte me enseño mucho, pero, en casa, el divorcio de mis padres me afectó mucho a mí y a la toma de mis decisiones. Estar tan suelto y aprendiendo por mi cuenta… se echaba de menos ciertas palabras cálidas por parte de mis padres. Hizo que tomase decisiones erróneas, aunque a día de hoy me haya recuperado.

-¿Cree que hoy en día se educa bien a los niños?

-Es como todo en la vida, depende mucho de los padres. Es cierto que hay un cambio educativo. Se ha pasado de unas escuelas muy estrictas y autoritarias, a una escuela más facilona y con un mensaje de 'todo es fácil, esfuérzate lo mínimo para aprobar o pasar el curso'. Ese cambio de no acompañamiento y excesiva permisividad, en ciertas ocasiones, se ha trasladado a las casas y provoca los malos comportamientos. No sucede en todos los hogares, obviamente, pero sí que ha habido un aumento de dejadez.

-Con respecto al programa televisivo 'Hermano Mayor', con todo lo que medió entre padres, hermanos, hijos… ¿hubiese cambiado alguno de los métodos que utilizaba?

-Yo empiezo a hacer ese programa desde la experiencia personal que tuve. En ese momento no tengo conocimiento sobre qué es la intervención familiar. Ahora, a toro pasado, sí que hubiera hecho cosas diferentes, o, mejor dicho, no hubiese hecho algunas cosas. Son esas situaciones en las que, para darle un baño de realidad a esos chicos, se traspasaban algunos límites. Teníamos que conseguir un efecto visual fuerte con esa dinámica, y con eso sobrepasábamos límites que muchos psicólogos no veían bien.

-¿Hubo algún episodio en el que pensó 'lo dejo, con este no puedo'?

-No me pasó en ninguno, aunque los casos sí que eran realmente difíciles. Tenía la responsabilidad de irme de aquí dejando este asunto más o menos apañado. No era una lucha entre el chico y nuestro equipo. Sabía que, pese a la resistencia que mostraban al inicio cuando íbamos a grabar, lo conseguiría".

Después del programa, ¿qué pasa con esos chicos, siguen como les dejó o recaen?

-Siguen más o menos como los dejamos, sí. Aproximadamente, un 85% de los casos salieron bien posteriormente. De todos los casos que hice yo, alrededor de 10 volvieron a las andadas. Ha habido a quienes ese mal comportamiento se le cambió también por la edad.

Pie de foto: Pedro García Aguado.

 

 

 




Noticias relacionadas

 



Servicio de Comunicación
Difusión de actividades, imagen corporativa…
comunicacion@unican.es
Tel. 942 20 10 62 – 20 10 12