Células supresoras del sistema inmune y trasplante

Ir a la web de unican | Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i)
María Iglesias Escudero

​Estudiante de doctorado  de la UC

Programa de Doctorado: Doctorado en Ciencias de la salud

Rama del conocimiento: Ciencias de la salud, inmunología

Director del Proyecto de Investigación Doctoral: Marcos López Hoyos

Contacto: mie780@alumnos.unican.es 

Redes sociales: Twitter

PROYECTO DE DOCTORADO:

Células supresoras del sistema inmune y trasplante 

 

Este trabajo se enmarca dentro del área de trasplante de órganos, tejidos y nuevas terapias y se lleva a cabo gracias un grupo de profesionales especializados en el estudio del sistema inmune, que forman parte del Servicio de Inmunología del HUMV y del grupo Trasplante y Autoinmunidad del IDIVAL. 

Nuestro objetivo es aplicar los resultados obtenidos en investigación a la mejora de la vida de los pacientes que sufran alguna enfermedad relacionada con el sistema inmune, lo que conocemos como nuestras defensas.  Mi campo de trabajo se centra en el estudio de unas células que presentan unas características que las hacen muy especiales. Se denominan Células Mieloides Supresoras (las llamaremos MDSC, siglas que derivan de su nombre en inglés).  

¿Qué es lo que las hace tan especiales? Estudiando a pacientes con cáncer, se observó que las MDSC actuaban sobre otras compañeras del sistema inmune ¡inhibiéndolas!, es decir, hacían que nuestras defensas (en concreto los linfocitos) se parasen. También tienen una serie moléculas en su interior que las hacen ser más competitivas que otras células y crecer más rápido.   

Con el tiempo se comprobó que no sólo se generan en pacientes con cáncer: a veces nuestro cuerpo detecta señales que le indican que algo anda mal y que debe de regularse de alguna manera. Cuando nuestras defensas se activan demasiado pueden causar daños y destrucción, por eso nuestro organismo es capaz de detectar si esas defensas están muy activas y  diseña mecanismos para calmarlas. 

Una de esas estrategias serían las células mieloides supresoras. Los investigadores del trasplante saben que, cuando una persona recibe un trasplante, sus defensas se activan y detectando al órgano como una amenaza lo destruyen, produciéndose así el rechazo - ellas hacen su función y no atienden a razones -. 

La forma de controlar externamente a nuestro sistema inmune es utilizar fármacos inmunosupresores. Estos fármacos son medicamentos muy potentes, que van a detener al sistema inmune de los pacientes que reciben el trasplante pero por desgracia tienen fuertes efectos secundarios (son tóxicos, siendo en ocasiones los causantes de la pérdida del  órgano trasplantado o incluso favoreciendo la progresión de ciertos tumores). 
Con todo este conocimiento se planteó la siguiente cuestión:

¿Podría ser que los pacientes que tuviesen MDSC elevadas tolerasen mejor el órgano y necesitasen menos inmunosupresión? 

La respuesta a esta pregunta, hasta el momento parece ser afirmativa. Durante los últimos 5 años se han publicado estudios que confirman esto en modelos animales, pero sólo uno habla de su posible utilidad en humanos. 

Nosotros,  mediante la realización de este trabajo esperamos obtener resultados que se complementen en el futuro con estudios multicéntricos y ensayos clínicos que permitan evaluar a los pacientes en función de su número de MDSC, incluso más a largo plazo vemos muy probable su uso como terapia.