Preguntas frecuentes

| Skip Navigation LinksDefensor Universitario > Preguntas frecuentes
  ¿Qué puedo hacer si no estoy conforme con una nota?

En primer lugar, dirigirte al profesor/a que ha otorgado la calificación. Si no sabes quien ha puesto la nota, has de dirigirte al profesor/a responsable de la asignatura. De esta forma podrás pedir una explicación individualizada de las calificaciones que se te han otorgado. Este trámite, que se llama revisión ante el profesor se realiza con mucha frecuencia en la gran mayoría de las asignaturas y tiene un plazo que varía para cada caso: en el momento de publicar las notas es obligatorio que se dé publicidad al plazo para la revisión.

En caso de que se trate de una calificación final puede haber todavía una posibilidad más tras la revisión. Se trata de la reclamación ante la Junta de Centro, que tendrías que fundamentar en uno o varios de estos motivos:

1.      Inadecuación entre los contenidos del examen y lo previsto en la guía docente.
2.      Utilización de procedimientos de evaluación distintos de los establecidos en la guía docente de la asignatura.
3.      Errores objetivos en la calificación.
4.      Que la revisión no se haya podido llevar a cabo por negligencia de los profesores responsables de la misma.

Para presentar esta reclamación dispones de cinco días hábiles, a contar desde el último día de revisión de exámenes.

Al revés de lo que ocurre con las revisiones ante el profesorado, estas reclamaciones ante la Junta son poco frecuentes. La Junta de Facultad o Escuela (puede ser el pleno o una comisión creada por la junta para agilizar el procedimiento) es la que tiene que decidir si la reclamación está o no está bien fundamentada en los motivos expuestos más arriba. Si decide admitirla a trámite, entonces nombra un tribunal de tres profesores que vuelvan a calificar, con capacidad para cambiar la nota final.


  ¿Puede obligar el profesorado a ir a clase?

Sobre esto no existe una norma general y aplicable a todos los casos: en la Universidad de Cantabria no hay ni una obligación general de ir a clase ni un derecho general a no ir a clase. Todo depende de lo previsto en la guía docente que se elabora cada curso para todas y cada una de las asignaturas. Hay materias que por su propia naturaleza práctica requieren la presencia del estudiante durante el desarrollo de la docencia, y no se puede faltar salvo causa muy justificada. Hay otras asignaturas en las que puede no estar tan claro a partir de la mera descripción de su contenido, pero para las que el Departamento y el Centro han previsto ciertas exigencias de tipo presencial, que pueden ser la asistencia a parte de las clases o a alguna actividad concreta (sesiones prácticas, laboratorios, salidas de campo, etc.). Estos acuerdos han de ser públicos incluso antes de la matrícula de septiembre, por lo que conviene informarse de los mismos, si se prevé que se van a tener dificultades de cualquier índole para asistir a las clases o a alguna de las actividades obligatorias.


  ¿Cuánto tiempo pueden tardar en salir las notas de un examen?
El reglamento de los procesos de evaluación establece en su art. 40 : El estudiante tiene derecho, pevia solicitud al profesor responsable de la asignatura, a conocer su calificación asignada en cada una de las pruebas o actividades recogidas en la guía docente de la asignatura en un plazo máximo de 15 días desde la realización de dicha actividad, salvo situaciones excepcionales que justifiquen un plazo más amplio.

  ¿Se puede cambiar la fecha de una examen final?

No, salvo acuerdo expreso entre todas las personas implicadas (profesorado y la totalidad de estudiantes matriculados).


  ¿Cuándo pueden destruirse los exámenes?

Todos los ejercicios y trabajos que hayan constituido la base para la calificación de una asignatura, serán conservados por el profesorado responsable durante al menos un año desde la entrega de las actas, o desde la resolución de las reclamaciones que se presenten sobre dicha asignatura. Todo ello, siempre que el estudiante no haya optado por recoger los trabajos originales y memorias de prácticas que haya presentado para su evaluación, a lo que tiene derecho en el periodo comprendido entre tres meses y un año desde que la calificación sea definitiva.

En cualquier caso, antes de depositarlos en papeleras o en contenedores de residuos, los exámenes antiguos deben destruirse, de forma que no puedan identificarse sus autores.


  ¿Puede un estudiante exigir una copia de su examen escrito?

Sí.